Vendedores ambulantes desvalijados por la policía cubana

La Habana. Mañana dominguera del 25 de junio. Sol implacable que provoca un calor sofocante que incomoda a los viandantes que transitan por la Calzada de Managua, arteria principal que atraviesa parte del periférico y obrero municipio de Arroyo Naranjo.

Sin dudas uno de los elementos que forman parte de este paisaje citadino es el pregonar de los carretilleros o vendedores de productos agrícolas en forma ambulatoria, los cuales comercializan sus productos agrícolas en cualquier esquina siempre que no sea la principal.  De hacerlo, corren el riesgo de ser multado por los funcionarios del cuerpo de inspectores de la Dirección Provincial de Inspección y Supervisión, DIS.

Continue Reading

Piropos que cuestan caros

Yoandri Griñán Alonso es un trabajador por cuenta propia que vende productos agropecuarios de manera ambulante desde 2012, año en el que fue dejado cesante en el proceso de reordenamiento de la Empresa de Ferrocarriles de Occidente.

Seis días a la semana este treintañero de tez morena empuja su carretilla con frutas y hortalizas por diferentes localidades de la  ciudad, aunque reconoce que su clientela más numerosa y fiel la tiene en Boyeros, cerca del aeropuerto internacional de La Habana.

Continue Reading

Menos cuentapropistas en La Habana por ‘violar’ la Ley

Con rapidez inusitada se disemina a de los socorridos dispositivos de almacenamiento de información un informe técnico elaborado de manera conjunta por la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social y la Dirección Provincial de Finanzas y Precios, ambas instancias de la capital, el cual aún no se ha hecho público a la espera de su aprobación final por las instancias superiores.

Continue Reading

Inversión extranjera en Cuba: querer no es poder

En la actualidad nadie apuesta por una economía cubana que sustenta sus políticas en un modelo que las propias autoridades consideran agotado y que se muestra contradictorio, ineficaz y desesperanzador para el ciudadano común.

Me gusta precisar que la economía es un instrumento, un medio para alcanzar el desarrollo, y no un fin en sí misma. Esa  es la dimensión política de la economía. O sea, si la economía tiene que ver con todo, entonces afecta e incumbe a todos, no solo a los políticos y a la sociedad civil.  Cuando se habla de economía hay que tener presente que las políticas económicas, es decir, lo que el gobierno cubano decide e implementa en materia de precios, impuestos, industria, transportes, políticas laborales o de inversiones, en educación, salud pública, vivienda, agricultura, gasto militar y un larguísimo etcétera deben tener como objetivo el desarrollo económico del país. Dicho llanamente: la prosperidad de las cubanas y cubanos.

Continue Reading

El estancamiento y conservadurismo del Estado cubano para enfrentar los desafíos económicos, impiden la prosperidad y con ello se corre el riesgo de perder la Nación cubana

¿Cómo pudiera llegar a ser Cuba un país próspero?

Múltiples pudieran ser las respuestas a la interrogante anterior. Y es así porque cada persona tiene su propio concepto de prosperidad que se va construyendo a lo largo de la vida teniendo como  referencia el trabajo personal y la experiencia de los otros.

A pesar de ello, nadie niega o reniega de ella. Usted quiere tener prosperidad, ella también, él; todas y todos en Cuba queremos ser prósperos. Tengo absoluta certeza de que no hay cubana o cubano, no importa dónde esté, que no desee con fervor que Cuba puede llegar a ser  un país próspero. Pero, ¿qué significa ser próspero? ¿Es algo que depende solo de las capacidades individuales? ¿Es sinónimo de tener mucho dinero? ¿Se puede ser próspero en un entorno que no lo sea?  Y repito: ¿Cómo pudiera Cuba convertirse en un país próspero?

Continue Reading

Yo soy un músico que solo quiere hacer música (II)

Luego de transcurrido un mes en que este medio hizo pública la denuncia de la penosa realidad del músico Carlos Julián Ochando el cual, después de 16 años de trabajo ininterrumpido en la agrupación musical cubana Remanente fue cesanteado junto a sus compañeros sin otorgársele garantía laboral o salarial.  Sin otra alternativa laboral en el mundo de la música, lleva tres años trabajando como personal de seguridad nocturno en un centro docente de La Habana, trabajo por el cual percibe un salario mensual de 420 pesos.

Al mismo tiempo, y en consecuencia con su verdadera vocación, este músico de 53 años de edad, otros cuatro músicos de diversas procedencias pero con igual interés y motivaciones por el género reggae, han unido esfuerzos y sueños en una nueva banda musical que pretende posicionarse en la capital como una agrupación de música caribeña.

Continue Reading