Burocracia a la cubana

Vicente G. Ramírez Estopiñán está avecindado en la Calle Santa Rita # 29207 en la ciudad de Matanzas,  Cuba. Desea inscribir su vivienda por lo que acude al Registro de la Propiedad con su Título de Propiedad. La funcionaria que lo atiende lo manda al Arquitecto municipal y a Planificación Física para que le den un Certificado de Numeración de Edificaciones (que ya lo tiene dentro de los documentos de la Propiedad) y por si lo anterior no fuera poco tiene que ir a la Notaría a que le den un Acta de Notoriedad.

Todo este proceso innecesario ya que él tiene el título de propiedad de su vivienda perfectamente legalizado.

Como abogado sé que para inscribir una vivienda en el Registro de la Propiedad solo se debe presentar:

  1. Título de Propiedad de la vivienda.
  2. Documento de identidad.
  3. Comprobante de pago de impuestos.
  4. Sello de timbre por valor de 10:00 pesos no convertibles.

Esto se puede verificar no solo en la doctrina legal, a la que todos no tienen acceso, sino también en un documento público. En las páginas verdes del Directorio Telefónico viene detallado el trámite que se debe seguir en Cuba y los documentos a presentar.

Entonces, ¿Por qué los funcionarios del Estado cubano se empeñan en tratar al ciudadano común, al pueblo, como  simples ignorantes?

Sin dudas estamos ante otro hecho que demuestra que las instituciones estatales cubanas están diseñadas, simplemente, para sacarle dinero al pueblo y para crear malestar.

You may also like