La rebelión de los “boteros” en Cuba

La reciente medida gubernamental de imponer tarifas topes a los taxistas privados que circulan en la capital del país ha generado, como era de esperar, un gran malestar entre los llamados “boteros”. Difícil resulta encontrar algún taxista que haya visto con buenos ojos esta medida que viene a complicar aún más la difícil situación del transporte en Cuba.

Meses atrás cuando la escasez de combustible se hizo palpable producto de la reducción del subsidio venezolano, las autoridades habían conminado a los taxistas a no subir los precios de los pasajes so pena de enfrentar altas multas o el decomiso del vehículo. Ahora se suma esta medida la cual casi todos la consideran contraproducente y que ya está generando grandes dificultades a la población para poder transportarse en los llamados “almendrones”.

Las quejas de los taxistas han llovido pues consideran esta medida en extremo abusiva, pues el Estado dicen “no nos da absolutamente nada, solo nos quita a través de los impuestos que tenemos que pagar los cuales han subido en los últimos años” -señala. Este botero refiere que “no existe un mercado mayorista donde uno pueda adquirir piezas de repuesto o cualquier herramienta para los carros, así que no puedo estar de acuerdo con esta barrabasada.

Otro “botero” señala que el precio del petróleo que conseguían años atrás estaba a 5 pesos cubanos, pero hoy está a 15 y sigue subiendo, por lo que “es imposible cobrar cinco pesos por una ruta que va de 23 y L hasta el Hospital Militar en Marianao, sencillamente la cuenta no da”- critica.

Ha circulado por correo electrónico e Internet al cual esta publicación tuvo acceso que muchos taxistas piensan hacer una huelga general de brazos caídos el día 27 de febrero en protesta por la medida. Es de pensar que esta protesta tendrá más bien un carácter anárquico y donde las principales exigencias son:

  1. Existencia de un mercado mayorista que venda a 8 pesos cubanos el litro de diésel (petróleo) con comprobante de pago.
  2. Que vendan los neumáticos nuevos a 30 CUC y con comprobante de pago
  3. Que se pueda adquirir los distintos tipos de aceite 1 CUC y las baterías a un precio máximo de 50 CUC.
  4. Disminución de los Impuestos a pagar al final del año y que estos no sobrepasen el 15 % sobre el ingreso anual.

En el actual contexto difícil resulta dar estadísticas de la actual profundización de la crisis del transporte privado, sin embargo, para cualquier ciudadano se ha hecho palpable la dificultad que acarrea poder tomar un taxi o la reducción de las rutas.

Por ejemplo: los taxistas que cubren la ruta desde Línea y G hasta la Víbora prácticamente han desaparecido o solo llegan hasta la mitad del tramo.  Así sucede en otras rutas de la capital. Solo la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) domina cuántos taxistas han entregado su licencia en los últimos años y la disminución de los taxis privados en la capital del país.

You may also like