La policía cubana “cuida los derechos” del Real Madrid Futbol Club

 

Maikel Cabeza Guerra es un joven cubano de 25 años. Vive en Camagüey (al este de La Habana) y trabaja por cuenta propia como operador de transporte (conduce una bicitaxi), trabajo agotador que le demanda buena preparación física. Como muchos de sus iguales en el mundo,  en su tiempo libre disfruta de su pasión: el futbol.

Trasladando a unos clientes por las estrechas callejas de la parte vieja de la ciudad, fue  detenido por la acción conjunta de la policía y el cuerpo de inspectores de la Dirección de inspección y supervisión provincial, los cuales le reclamaron por adornar su bicitaxi con una bandera del Real Madrid FC, del cual Maikel es fanático.

Seguir leyendo

Interés social vs interés privado

Es una verdad universalmente aceptada de que la salud es un derecho humano y responsabilidad de los estados garantizarla. También es una verdad universal que es responsabilidad de los estados favorecer la prosperidad de la ciudadanía.

Ángela Santos Ruiz es propietaria de una cafetería en la ciudad de Camagüey (al este de La Habana). En días pasados, funcionarios de Higiene y Epidemiología de la provincia fueron a fumigar su barriada contra el mosquito Aedes aegypti – vector del Dengue, la Fiebre  amarilla y el Zika, entre otras enfermedades contagiosas que pueden resultar mortales para el ser humano. Para tan importante asunto, escogieron el horario de la mañana.

Seguir leyendo

Dulce amargura

 

Los dulces caseros son una delicia que forma parte de la cultura en el imaginario de los cubanos. Gracias a la iniciativa y creatividad del trabajo por cuenta propia se preserva una tradición secular que fenecía ante la permanente carencia y limitaciones de la industria alimentaria estatal y socialista cubana.

Abel Cabale Fuentes es un vendedor ambulante de dulces. Sus pastelitos de guayaba y coco son altamente demandados por los transeúntes y habituales del Parque Agramonte, la Calle Maceo y la Avenida de la Republica, en la zona céntrica de la ciudad de Camagüey (al este de la Habana).

Seguir leyendo

Multado por estancia próxima a Mercados Estatales

 

Ernesto Acosta Puentes vive en la ciudad de Santa Clara (300 km al este de La Habana) e intenta ganarse el sustento  como vendedor de productos agrícolas en forma ambulatoria (Actividad 17). Sin dudas es un trabajo importante ante la crítica situación de desabastecimiento alimentario que sufre la población de la Isla.

Ya es tradicional que cada domingo en la ciudad de Santa Clara se realice una suerte de feria agropecuaria en áreas del estadio de basebol “Sandino”. Pero, desde que este espacio está siendo sometido a una reparación; la feria dominguera fue fragmentada y distribuida por toda la ciudad.

Seguir leyendo

Dulcemente amargo

La apicultura en Cuba es una actividad que data desde los lejanos tiempos de la colonia y se ha mantenido hasta nuestros días. Esta consiste en la crianza de abejas melíferas, con el propósito de producir miel, jalea real, propóleos y cera para el consumo humano. La miel de abeja tiene una alta demanda por tener gran cantidad de propiedades útiles para diferentes fines como pueden ser gastronómicos, terapéuticos, energéticos, cicatrizantes, resfríos, dolores de garganta, entre otras muchas utilidades. Como ya dijimos es para el consumo humano, pero la pregunta que nos formulamos es la siguiente: ¿Para cuáles seres humanos? ¿Extranjeros o nacionales? O será que estamos tan bien alimentados y sanos que no necesitamos los cubanos de ese beneficioso y sabroso producto con su variedad de propiedades. ¿Acaso está la miel de abeja en la lista negra de la papa, la carne de res y la langosta? Pareciera que sí.

Seguir leyendo

Peligrosa combinación antieconómica de inspectores y policías en Camagüey

Enidsay Ávila Lara es un trabajador por cuenta propia con licencia de operador de transporte (bicitaxi). El joven camagüeyano de 23 años plantea que se encontraba esperando frente al domicilio de un cliente cuando fue abordado por inspectores de la Dirección de inspección y supervisión y efectivos de la policía, los primeros le impusieron una multa de 500 pesos y los segundos le quitaron su medio de trabajo en calidad de depósito hasta que abone la multa. 

Seguir leyendo