Racionamiento del consumo, vía ingresos y oferta contraída

El racionamiento del consumo (vía oferta) se ha convertido en realidad cotidiana en la isla de Cuba. Elementos como la bien conocida distribución normada de bienes de uso y consumo (la conocida libreta de abastecimiento y el tarjetón, este último ya extinto), organizaron (y aún organizan, aunque variando los originales métodos dogmáticos que regían) de forma estricta el acceso de los ciudadanos a las cuotas de consumos, esta problemática vivió sus peores momentos, en los años 90 cuando la isla comenzó la travesía hacia una terrible crisis estructural, desatada por problemas internos y agudizada ante la desaparición súbita del denominado socialismo real, un vital soporte económico para la isla de Cuba. Los orígenes de la distribución normadas se remontan al año 1962 y guarda estrecha relación con la Ofensiva Revolucionaria1. Esta política estuvo encaminada hacia la eliminaron todo tipo de actividad privada e individual (excepto agropecuaria y transporte) y despojaron al mercado, en la práctica, de casi todas sus funciones económicas. Por tanto la normación de la distribución de alimentos y otros bienes, intentó ocupar este espacio arrebatado a las formas de propiedad no estatal que existían y funcionaban en la isla.

Seguir leyendo

Elaborador, vendedor, ambulante, universitario y 39

NOTA:
El valor numérico hace referencia al número de la actividad según la legislación vigente.

La legislación actual1, que regula el ejercicio del trabajo por cuenta propia en Cuba, reconoce como una de las opciones a ejercer la de “Elaborador vendedor de alimentos y bebidas no alcohólicas de forma ambulatoria”, definida según esta norma como aquel trabajador por cuenta propia que: “Elabora y expende alimentos de forma ambulatoria. Puede utilizar para la prestación del servicio medios tales como bicicletas, carritos y otros de similar naturaleza, pero no kioscos fijos ni otra instalación de ese carácter. Cumple las regulaciones del Consejo de la Administración sobre los itinerarios y la legislación de vialidad y tránsito. Requiere licencia sanitaria. No puede comercializar productos importados ni adquiridos en la red minorista”.

Seguir leyendo

Indefensión de los Trabajadores por Cuenta Propia en Cuba ante el Estado

Los trabajadores por cuenta propia en Cuba se encuentran indefensos ante los excesos de los órganos estatales y no tienen tribunales imparciales e independientes al que acudir y pedir tutela de sus derechos vulnerados. Esta afirmación no tiene nada de novedosa. Pero lo que si es nuevo es la filtración del resultado de un proceso laboral seguido en la Sección de lo Laboral del Tribunal Municipal de Camagüey, el pasado año 2016 donde se refleja con toda su crudeza esta realidad.

Seguir leyendo

Éxodo: un negocio redondo

Según la comunidad científica desde la génesis del homo erectus en África, el resto de la población mundial puede considerarse como descendientes de inmigrantes. En la actualidad, la emigración se ha convertido en fenómeno cotidiano, de forma general, de los países en vías de desarrollo hacia los desarrollados. Las razones de las migraciones son diversas: políticas, económicas, ambientales, situación de guerra, entre otras.

Seguir leyendo

Azúcar para crecer

Cuando Cristóbal Colón descubrió Cuba para el reino de España, se pensó que nuestro país sería un productor de oro inagotable, pero la realidad fue que las reservas de este metal eran bien escasas. La verdadera fuente de riquezas, a la larga, resultó ser el azúcar producido a partir del cultivo de la caña, el oro dulce fue el combustible que impulsó el motor de la prosperidad económica nacional.

Seguir leyendo

Socialismo Monopolista de Estado

“País verde y herido  comarquita de veras patria pobre”.
Mario Benedetti

Hablando con un amigo de la adolescencia sobre los precios impuestos por el Estado a través del Ministerio de Finanzas y Precios, fue inevitable rememorar las clases de Historia y Economía política de nuestra etapa escolar; recordábamos como nos presentaban a los monopolios como engendros diabólicos del Capitalismo cruel: un pulpo de ojos perversos con el icónico sombrero del tío Sam, el cual apretaba con sus tentáculos a unos demacrados y harapientos hombrecillos que representaban a las mayorías empobrecidas del Tercer mundo.

Seguir leyendo