Financiación, más allá de la solidaridad

Con las tradicionales remesas monetarias —en dólares y euros—, muchos cubanos han ayudado a sus familiares y amigos a iniciar su pequeño negocio en la Isla, que vive un inusitado pulso entre la transgresión de los emprendedores y el temor de la elite comunista de que las pequeñas reformas acaben llevándoselos por delante.

Las remesas son una vía de financiación intrafamiliar y/o amistosa, casi siempre a fondo perdido, pero que ha sido efectiva para el arranque de nuevos negocios, aunque dentro del limitado esquema de las licencias para el ejercicio del trabajo por cuenta propia.

Continue Reading