La banca convida y se sienta

Para la mayoría de cubanos residentes en la isla y vinculados a la actividad económica estatal, cada año la jornada del 25, 26 y 27 de julio le son sinónimo de descanso, vacaciones, o feriado como también se le conoce1

Es necesario entender la existencia de un grupo de servicios y productos que descansan bajo la responsabilidad y propiedad estatal que no deben detenerse por tres días, pues su funcionamiento estable, eficiente y efectivo incide en la vida económica, social y cultural de la población.

Seguir leyendo

Racionamiento del consumo, vía ingresos y oferta contraída

El racionamiento del consumo (vía oferta) se ha convertido en realidad cotidiana en la isla de Cuba. Elementos como la bien conocida distribución normada de bienes de uso y consumo (la conocida libreta de abastecimiento y el tarjetón, este último ya extinto), organizaron (y aún organizan, aunque variando los originales métodos dogmáticos que regían) de forma estricta el acceso de los ciudadanos a las cuotas de consumos, esta problemática vivió sus peores momentos, en los años 90 cuando la isla comenzó la travesía hacia una terrible crisis estructural, desatada por problemas internos y agudizada ante la desaparición súbita del denominado socialismo real, un vital soporte económico para la isla de Cuba. Los orígenes de la distribución normadas se remontan al año 1962 y guarda estrecha relación con la Ofensiva Revolucionaria1. Esta política estuvo encaminada hacia la eliminaron todo tipo de actividad privada e individual (excepto agropecuaria y transporte) y despojaron al mercado, en la práctica, de casi todas sus funciones económicas. Por tanto la normación de la distribución de alimentos y otros bienes, intentó ocupar este espacio arrebatado a las formas de propiedad no estatal que existían y funcionaban en la isla.

Seguir leyendo

Elaborador, vendedor, ambulante, universitario y 39

NOTA:
El valor numérico hace referencia al número de la actividad según la legislación vigente.

La legislación actual1, que regula el ejercicio del trabajo por cuenta propia en Cuba, reconoce como una de las opciones a ejercer la de “Elaborador vendedor de alimentos y bebidas no alcohólicas de forma ambulatoria”, definida según esta norma como aquel trabajador por cuenta propia que: “Elabora y expende alimentos de forma ambulatoria. Puede utilizar para la prestación del servicio medios tales como bicicletas, carritos y otros de similar naturaleza, pero no kioscos fijos ni otra instalación de ese carácter. Cumple las regulaciones del Consejo de la Administración sobre los itinerarios y la legislación de vialidad y tránsito. Requiere licencia sanitaria. No puede comercializar productos importados ni adquiridos en la red minorista”.

Seguir leyendo

Una historia de tropiezos

En enero de 1959, la ola guerrillera desembarcó en La Habana y con ellos comenzaron a posicionarse los ideales diferentes lejos del capitalismo que enrolaba la isla, aunque no sería hasta más adelante, precisamente el 16 de abril de 1961 que se declararía abiertamente el carácter socialista de la revolución que triunfó dos años antes, siguiendo las ideas de Karl Marx y Vladimir Lenin.

Desde el propio inicio del proceso las diferentes formas de propiedad heredadas de la era capitalista en Cuba, estuvieron amenazadas por el nuevo poder político instaurado en la Isla.

Seguir leyendo

Los sanfermines de la actividad por cuenta propia en Cuba

Desde su apertura generalizada en el septiembre de 20111, la actividad por cuenta propia (pequeña producción mercantil2) ha despertado el interés de no pocos cubanos, como salida efectiva y jurídicamente permitida para mejorar la difícil situación económica y social agudizada tras el denominado “período especial”, vivido en la isla en la década del 90 del pasado siglo tras la caída del bloque socialista de Europa Occidental y la agudización interna de problemas económicos de deformación estructural.

Seguir leyendo

Multado por estancia próxima a Mercados Estatales

 

Ernesto Acosta Puentes vive en la ciudad de Santa Clara (300 km al este de La Habana) e intenta ganarse el sustento  como vendedor de productos agrícolas en forma ambulatoria (Actividad 17). Sin dudas es un trabajo importante ante la crítica situación de desabastecimiento alimentario que sufre la población de la Isla.

Ya es tradicional que cada domingo en la ciudad de Santa Clara se realice una suerte de feria agropecuaria en áreas del estadio de basebol “Sandino”. Pero, desde que este espacio está siendo sometido a una reparación; la feria dominguera fue fragmentada y distribuida por toda la ciudad.

Seguir leyendo