Irresponsabilidad institucional

En la provincia de Matanzas, Cuba, existen varios casos que están sufriendo de una especie de burla de instituciones por parte del Estado. Tal es el caso del Ministerio de Educación.

Ante el marcado déficit de profesores en la provincia para impartir clases en el sistema de educación, varios funcionarios de este Ministerio se han dado a la tarea de contactar antiguos profesores que ejercieron la profesión y que hoy, por razones netamente económicas, no se encuentran activos.

Luego de ser contactados varios se han presentado en las oficinas de la cede de la Dirección Provincial de Educación. Durante el encuentro se les garantizó una plaza fija y el salario correspondiente a su categoría y el nivel de desempeño. Algunos aceptaron endulzados por los nuevos salarios y según refirieron el Observatorio de Derechos Económicos, solicitaron la baja en sus centros laborales.

Un mes después de tales trámites de reincorporación laboral, los docentes reclaman porque aún no le hacen el contrato de trabajo y se encuentran desempleados. La razón que explican los funcionarios es que en el ínterin llegó una orientación “de arriba” congelando todas las plazas hasta que se decida reiniciar nuevamente el curso escolar afectado por la pandemia de Covid-19.

En este caso se encuentran ciudadanos que ya están próximos a la edad de jubilación, por lo que no les conviene perder tiempo de trabajo. También se encuentran padres y madres que mantienen la economía familiar, en estos tiempos tan caros y difíciles.

Seguir leyendo

“Inspectores y policías arremeten contra bici taxista camagüeyano”

Brayan Concha es un trabajador por cuenta propia con licencia de operador de transporte de pasajeros en bicitaxi. El joven camagüeyano de 23 años explicó al Observatorio de Derechos Económicos  que se encontraba esperando frente al domicilio de un cliente contratado cuando fue abordado por inspectores de la Dirección de provincial de Inspección y Supervisión integral, DIS, y efectivos de la policía.

Sin mediar muchas palabras, los primeros le impusieron una multa de 1500 pesos cubanos y los segundos le quitaron su medio de trabajo en calidad de depósito hasta que abone la multa.

Este Observador Económico considera que aun cuando el cuentapropista estaba fuera de la piquera, él no se hallaba en busca de clientes, sino que esperaba por uno que ya lo había contratado, por lo que de nuevo no encontramos ante un caso de injusticia y extremismo, además de la multa excesiva, también lo dejan sin medios de subsistencia. Se alerta acerca del cuestionable modus operandi de las autoridades de esta provincia que peligrosamente promueven la actuación conjunta de inspectores y miembros de la fuerza represiva cubana.

Foto de cabecera: Transportista de pasajeros en bici taxis. Piquera de Artemisa.

Seguir leyendo

Estafa al personal de Salud reincorporado

Mercedes X radica en la ciudad de Matanzas, provincia del mismo nombre situada al occidente de Cuba. Tiene 2 hijos pequeños de 7 y 9 años respectivamente. Es de formación profesional Licenciada en Enfermería. Hace alrededor de 5 años dejó de ejercer porque no le permitían tener un negocio particular. Hasta que llegó la Covid-19 y se comenzaron a aplicar medidas de restricción, era una emprendedora exitosa con su centro de belleza. La “tapa al pomo” vino a ser la “tarea ordenamiento”. A partir del mes de enero su negocio, como el de muchos emprendedores en Cuba, tocó fondo.

Ante esta situación, y las grandes limitaciones económicas que presenta para ejercer su actividad de Trabajo por Cuenta Propia, decide reincorporarse a su antigua profesión en instituciones del Ministerio de Salud Pública.

Debido a la falta de personal especializado, a Mercedes la reciben con los brazos abiertos. La ubican en el Hogar Materno de la ciudad, donde ejerce su actividad con total profesionalidad. Realiza todas las actividades relacionadas, incluso, las guardias internas.

Todo pareciera ir bien, pero no. Cuando a Mercedes le hacen el contrato le explican que estará 6 meses a prueba y que en ese período solo devengará medio salario de la plaza que ocupe.

Al no tener otra alternativa de entrada de dinero ella acepta, pero reclama a Salud Provincial, y aun no le dan respuesta.
En caso similar se encuentran varios profesionales de la salud reincorporados al sistema.

Seguir leyendo

“Muchas multas, pocos alimentos”

Michel Pineda se gana la vida vendiendo viandas y hortalizas. Empeño difícil por la fatal combinación de la crisis económica, la fuerte sequía que afecta al agro en Nuevitas, Camagüey y por el intenso accionar conjunto de inspectores del Departamento de Inspección y Supervisión Integral (Dis), acompañados por tres funcionarios de los factores políticos del municipio y un policía con identificación 0755 en su uniforme.

Plantea Pineda que el pasado 14 de febrero fue multado 2000.00 pesos cubanos por inspectores del por supuestamente estar obstruyendo la acera, cuando esto es falso pues él es carretillero y vende sobre la calle y las aceras de la ciudad nuevitera son harto amplias y no estorba el paso de los transeúntes.

Ante su reclamo los funcionarios le dijeron, empleando un lenguaje nada negociador, “Que esa acción forma parte de la “ofensiva contra las ilegalidades e indisciplinas sociales” que viene implementando el gobierno de la provincia.”

Esta absurda situación se da en una ciudad semiparalizada por la difícil situación epidemiológica, el desabastecimiento alimentario acompañado por la subida de los precios que se ha generado en el territorio con la Tarea Ordenamiento.

Foto de cabecera: Carretillero vendiendo en las calles.

Seguir leyendo

Asalto a los Trabajadores por Cuenta Propia

De abusivo se pudiera catalogar el actuar de los funcionarios e inspectores de la Dirección Integral de Supervisión Provincial de Matanzas, Cuba. La zona de acción escogida el fin de semana fue el reparto Armando Mestre, de la propia ciudad de Matanzas.

Acompañados de agentes de la policía, la Presidenta del Consejo Popular y otras representante de organizaciones políticas y de masas, fueron visitando a varios de los muchos Trabajadores por Cuenta Propia con que cuenta el reparto.

Frente al cine Arcoíris multaron a dos vendedores de productos agropecuarios por no cumplir con los precios topados establecidos por el Gobierno en el contexto de la Tarea Ordenamiento Monetario.

En varios puntos de venta de productos alimenticios de la calle 115 se aplicaron multas igualmente por el tema de los precios y por no poner en la tablilla algunos productos que estaban a la venta.

Al reparador de cocinas de gas lo multan por no tener una tablilla donde se especifiquen los precios de los trabajos que realiza. A dos carpinteros (de los 3 que hay en el reparto) los multan por no poder demostrar la procedencia lícita de los insumos que utilizan para realizar los trabajos. Entiéndase lija, clavos, rejillas y junquillos, barniz, etc. (estos carpinteros sólo realizan actividades de restauración de bienes muebles, NO fabrican nada porque no tienen madera).

Con excepción de las personas relacionadas con los puntos de venta de alimentos, todos los multados son Trabajadores por Cuenta Propia de avanzada edad, jubilados que se ven obligados, por la carestía de la vida, a realizar alguna actividad económica que les aporte dividendos ya que sus miserables pensiones no les alcanza para terminar el mes.

Seguir leyendo

Valor del dinero, una reflexión colectiva

Tras más de 20 días del día “0” y de la entrada en vigor de la Tarea Ordenamiento, los ciudadanos cubanos de a pie no nos a los altos precios que ha cobrado la vida.

Algunos dicen que es un tema de números, de adaptarse a los números. Que para eso subieron los salarios, las pensiones y las jubilaciones. Pero no deja de ser un impacto grandísimo cuando compras una Col en un Mercado Agropecuario Estatal, una simple col, y tienes que pagar por ella 48.00 pesos. Lo mismo ocurre con la calabaza, una simple calabaza te puede costar 52.00 pesos.

Un dulce que en diciembre lo comprabas a 1 o 2 pesos, hoy es a 5 o 6. La pizza de 10, 12 o 15, hoy es a 30.00 o 40.00 pesos, incluso a más.

Los productos de la canasta básica normada que se entregan en las bodegas por la libreta de racionamiento tienen precios de infarto, me comenta una vecina de 10.00 y tantos años. Y la calidad continúa igual de mala. Me ofrece su libreta para que compre para mi consumo el picadillo normado ya que ella no está dispuesta a pagar 15.00 pesos por una libra y dan a media libra por consumidor. Producto este que luego de comprarlo notamos realmente la mala calidad. Una masa muy líquida, con olor ácido y un color entre rojo y verde.

Seguir leyendo