Sin electricidad no hay desarrollo posible

Funcionarios del monopolio eléctrico cubano, Unión Nacional Eléctrica (Une), anuncian con bombo y platillos que “Tras la implementación de las nuevas tarifas para el servicio de electricidad en Cuba, como parte del proceso de ordenamiento monetario, disminuyó en enero el consumo en La Habana.”

Leisy Hernández González, directora comercial de la Empresa Eléctrica en la provincia, precisó que la actual tarifa está diseñada para promover el ahorro, pues mientras más se consume, más caro resulta el kilowatt/hora. La funcionaria enfatizó que las actuales tarifas en todo caso obligan al ahorro.

Y ahí radica el problema que para este observador económico no se resalta o se le presta la atención en medio de la polémica desatada con la tarea ordenamiento: El papel desestimulador de los precios de la electricidad en el consumo.

La electricidad es un servicio básico que deben consumir de una forma u otra toda la población por lo que uno de los principales indicadores de desarrollo de una sociedad es su consumo de energía. En una económica en crisis estructural por casi tres décadas, con baja tasa de crecimiento de su producto interno bruto y en consecuencia con una carencia de bienes y servicios, aumento del desempleo con el deterioro de los indicadores de pobreza y la extrema pobreza, aplicar un tarifazo eléctrico como el que produjo con la tarea ordenamiento es un sinsentido económico que atenta contra el posible desarrollo de nuestro país.

Seguir leyendo

Mercado mayorista para cuentapropistas y cooperativistas opera en dólares

En el año 2011 aparece el lineamiento 249 de la política económica y social en el que concibió la apertura de mercados de aprovisionamiento que vendan a precios mayoristas y brinden los servicios de alquiler de medios y equipos, sin subsidio, a los cuentapropistas y cooperativas no agropecuarias. Para lograrlo el Gobierno cubano debía destinar recursos por 300 millones de dólares para la apertura de dichos mercados. Los costos resultaron el pretexto para no hacerlo.

Luego de años de reclamos, es en 2020 cuando inicia las operaciones en La Habana el primer mercado Mercabal del país con contratos con algunos cuentapropistas y cooperativistas seleccionados. A la par, se autorizaron entidades estatales a vender productos y servicios especializados como químicos, servicios de montacargas, telecomunicaciones, etc.

Hoy existen en casi todas las provincias y hasta diciembre pasado se había alcanzado 110 millones de pesos en ventas en 14 establecimientos. Mercabal es la única opción legal de compras para las mayorías de las actividades privadas autorizadas.

Seguir leyendo

Ideología socialmente vulnerable

El gobierno cubano implementa un débil sistema de seguridad social en manos de la burocracia política, capaz de someter a investigación a los beneficiarios de las pensiones, que en situación de emergencia acudan a las instituciones públicas.

El Primer Ministro de la República de Cuba aprobó el Decreto Ley No. 25 del Consejo de Ministros “Modificativos del Reglamento de la Ley de Seguridad Social”, a los fines de asistir a los sectores vulnerables por insuficiencia de ingresos en sus hogares.

Así, la necesidad de protección de un núcleo familiar deberá ser avalada por los trabajadores sociales, las organizaciones políticas y de masas en la comunidad, delegados de circunscripción y alguna otra institución pública del entorno que se requiera.

Se ha dispuesto la realización de evaluaciones de solvencia económica a las Direcciones de Trabajo Municipal, órgano encargado de recepcionar las solicitudes de asistencia social, para entregar prestaciones monetarias eventuales o temporales, esta última por un período menor al de 1 año.

Seguir leyendo

Impuestos para contar

El régimen cubano desarrolla un ordenamiento monetario que obvia las carencias económicas de la sociedad. Así, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República dió el visto bueno al Decreto Ley 21/2020 “Modificativo de la Ley 113 del Sistema Tributario”.

Se deducen de los impuestos el 80% de los gastos, siempre que se justifiquen mediante documentos acreditativos. Pero, se reconoce a los emprendedores una “tarifa mínima” de impuestos ascendente a 39 120 CUP y una tasa del 4% sobre los ingresos por contratos en el exterior.

Y entiéndase por contrato en el exterior, cualquier labor remunerada que realice un ciudadano cubano en otro país, por gestión propia o por medio de entidad cubana, sin estar amparado en un convenio de colaboración, contrato de exportación de servicios u otro de similar naturaleza.

Se dispuso la aplicación de un sistema contable a los trabajadores por cuenta propia y se continúa aplicando un 10% como carga impositiva sobre el valor total de las ventas, mientras que las empresas gubernamentales aplican la misma tasa pero sobre los ingresos.

Seguir leyendo

Obligación de parte y parte

El próximo 9 de enero se abre el plazo para la presentación de la declaración de la renta y pago de impuestos correspondientes al año fiscal 2016 en Cuba. Ya el gobierno se lo está recordando a los potenciales declarante, que según la Oficina Nacional de Administración Tribu­ta­ria (ONAT) son 200 mil de los cuales más de 170 mil serían trabajadores por cuenta propia. “Paga, en tiempo, lo que debes”, tituló el órgano oficial del Partido Comunista en pleno día de Reyes Magos.

Seguir leyendo

Según Informe de la Oficina Comercial española el cuentapropismo todavía no ha calado en el tejido productivo cubano debido a la fuerte regulación y las limitaciones.

El documento proporciona datos sobre su situación política-económica y oportunidades de negocio para las empresas españolas en Cuba y dedica uno de sus acápites a las reformas realizadas por el gobierno de Raúl Castro, entre las cuales incluye el tema de los trabajadores por cuenta propia. A continuación un resumen:

  • A finales de 2015 el número de cuentapropistas autorizados en 210 actividades económicas aceptadas alcanzó la cifra de 496.400. De estos “autónomos”, 114.000 eran trabajadores contratados. Las actividades con mayor representación son las de elaboración de alimentos, arrendamiento de viviendas y transporte de carga y pasajeros.
  • Los cuentapropistas carecen de personalidad jurídica lo que conlleva problemas variados, pero la mayor dificultad que enfrentan ha sido la falta de acceso estable a las materias primas y suministros necesarios para su actividad.
Seguir leyendo