De los pesares de los campesinos en Cuba

Luis Manuel García García es es un joven campesino residente en la occidental provincia de Artemisa, Cuba. El es hijo único de sus padres y vive en compañía de estos en la finca llamada ¨La Patrona¨, que tiene una extensión de 26.28 hectáreas (2 caballerías). Esta parcela de tierra es en propiedad y se le entregó a su padre por el Decreto Ley 125 sobre el régimen de posesión, uso y herencia.

En 2 de Marzo del 2018 muere el padre de Luis Miguel y ya el día 7 del propio mes comienza los trámites para la adjudicación de la herencia. En el Departamento de Control de la Tierra y Tractores, de la Unidad de Registro Agropecuario de Artemisa, fue atendido por una Registradora que le detalla los documentos que debe presentar y que el proceso se realiza en un término de 90 días.

En solo una semana Luis Miguel presenta los documentos solicitados y comienza la espera y los problemas. A mediados del mes de Abril el Registro Agropecuario le informa que lo sienten pero se robaron los discos duros de las computadoras de la entidad y no se atenderá más público hasta que no se termine el proceso investigativo.

Luis Miguel se presenta en la Dirección de la Agricultura y explica la situación y le esclarecen que pasado los 90 días vence el plazo y pierde el derecho a heredar la propiedad. La tierra pasará a nombre del Estado y si tiene interés tiene que esperar a que se ponga en convocatoria para solicitarla en usufructo… y ver si se la entregan a el.

Al cabo de dos meses y medio ya Luis Miguel tiene en su poder toda la documentación y al entregarla en la Agricultura detectan que tiene varios errores ortográficos y no se los aceptan. Le explican que tiene que hacer una subsanación de error.

Hoy Luis Miguel y su madre no solo lloran la perdida del padre de la familia, lloran también la pérdida de ¨La Patrona¨.

También te puede interesar