Los bicitaxis: entre las restricciones e impuestos

El Observatorio de Derechos Humanos denuncia las dificultades que tienen los llamados bicitaxispara desarrollar su actividad.

El exceso de restricciones por parte de las autoridades limita un mejor desempeño de estos trabajadores por cuenta propia, quienes están además sometidos a una tributación que les deja poco margen de utilidades finales. Tal es el caso del camagüeyano Ángel Luis Barreto Valdez, quien fuera sancionado con una multa de 500 pesos a mediados de enero por supuestamente «estacionarse en un lugar indebido», según los inspectores gubernamentales.

Barreto Valdez plantea que el lugar asignado para desempeñar su trabajo no es comercializable, pues está alejado de la parada de autobuses, y prácticamente no consigue clientes; él paga sus impuestos y necesita gestionar viajes para poder ser rentable, por lo que se le viola su derecho de gestión comercial.

Seguir leyendo

La guerra de los Castro contra los paladares

Los observadores y analistas se han hecho eco de la decisión del régimen castrista de prohibir temporalmente nuevas licencias de apertura de pequeños restaurantes en La Habana bajo la gestión de los trabajadores por cuenta propia. Al mismo tiempo, se ha advertido a los que ya operan de más estrictos controles, iniciando un proceso de citaciones en las que se instruye a los afectados sobre presuntas violaciones de la normativa, entre las que se encuentran “evadir impuestos, comprar suministros en el mercado negro u operar clubes y bares ilegales”.
Seguir leyendo

Financiación, más allá de la solidaridad

Con las tradicionales remesas monetarias —en dólares y euros—, muchos cubanos han ayudado a sus familiares y amigos a iniciar su pequeño negocio en la Isla, que vive un inusitado pulso entre la transgresión de los emprendedores y el temor de la elite comunista de que las pequeñas reformas acaben llevándoselos por delante.

Las remesas son una vía de financiación intrafamiliar y/o amistosa, casi siempre a fondo perdido, pero que ha sido efectiva para el arranque de nuevos negocios, aunque dentro del limitado esquema de las licencias para el ejercicio del trabajo por cuenta propia.

Seguir leyendo

El sector no estatal podría sacar a la Isla de la crisis, si se deja florecer

Paladar, uno de los negocios más expandidos. (CUBAECONOMÍA.CUBAVA.CU)
Paladar, uno de los negocios más expandidos. (CUBAECONOMÍA.CUBAVA.CU)

Si «se le deja florecer», el creciente sector no estatal cubano puede ser el que «rescate» a la Isla de la crisis económica que padece, aseguró este jueves a EFE uno de los autores del extenso estudio publicado en Estados Unidos Voces del cambio en el sector no estatal cubano.

«Si al sector no estatal, en lugar de someterlo a tantas restricciones, impuestos, inspecciones y multas, se le diera más libertad habría un enorme crecimiento de la economía cubana y del bienestar», afirmó el economista cubano Carmelo Mesa-Lago, coordinador del libro, ya a la venta.

Seguir leyendo