Sin soluciones

Gobierno cubano publicó en la Edición Ordinaria No. 8 del 2024 de la Gaceta Oficial nuevas regulaciones a los impuestos y aranceles aduaneros a alimentos, bebidas y tabacos.

La Resolución 7/2024 emitida por el Ministerio de Finanzas y Precios concede bonificaciones parciales y temporales a las mipymes privadas nacionales que realicen operaciones de importación.

Se reduce al 50% el pago del Impuesto Aduanero a las importaciones de materias primas, insumos y bienes intermedios, con destino a procesos productivos de alimentos y la producción agropecuaria.

Y la Resolución Conjunta 1/2024 firmada por igual ministerio y acompañada por el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera ha incrementado las tarifas arancelarias.

Nótese un aumento general en la tarifa arancelaria del 30% a la importación de tabacos, cigarros, rones y otras bebidas alcohólicas y del 15% para dichos productos provenientes naciones más favorecidas.

La primera medida no incrementa la oferta de productos alimenticios que demanda la población; mientras, la segunda pese a su carácter proteccionista es clásica de ambientes de competencia desleal.

En la Isla la media aritmética del Índice de Precio de Consumo al cierre de 2023 se eleva hasta el 12%, el dato muestra la agudización de la crisis alimentaria que padece la población.

Urge levantar la totalidad de los impuestos y aranceles de aduana de productos alimenticios terminados; así como, de materias primas, insumos y equipos para sostener la producción nacional.

Las autoridades deben avanzar rápidamente en estudios de prospección de suelos, multiplicar Zonas Especiales de Desarrollo al interior del país y crear un sistema de astilleros navales.

Lo anterior sólo es posible colocando en el horizonte político los valores de la Economía Social de Mercado como instrumento protagonista en la transición del modelo económico cubano.

También te puede interesar